Quienes Somos

 

 

 

 

VALORES INSTITUCIONALES

La Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca, sus directivos, funcionarios administrativos y docentes  propugnarán cada día de su existencia por propiciar y fortalecer en las nuevas generaciones de profesionales y en nosotros mismos, los siguientes valores:

Excelencia Académica

El diseño curricular, la selección de nuestros docentes y la actualización y renovación permanente de los planes académicos, medios educativos y sistemas de información, debe llevar como meta primordial la Excelencia Académica.

Ética

Nuestros principios, acciones, quehaceres y formación sólo servirán a nuestra sociedad, si está enmarcada en una base sólida de ética.    La ética para nosotros no podrá ser una asignatura separada que se dicta a final de ciclo.    La ética deberá estar presente transversalmente en todas las asignaturas y formará parte integral del currículo.

Honestidad

Honestidad para celebrar nuestros triunfos, y para mirarnos introspectivamente y reconocer nuestras debilidades.   Honestidad para cambiar cuando ello sea necesario.    Honestidad para decir la verdad y caminar hacia adelante con la frente en alto frente.  Honestidad para defender nuestros principios por encima de todo.

Productividad

Si basamos el progreso de un país en el desarrollo social y empresarial, se erige como valor primordial institucional, la productividad en todos los campos de la educación y la economía, individual y social.   Solo a través de la productividad generaremos competitividad y desarrollo regional.

Eficiencia

El cumplimiento de las metas y los objetivos que nos programamos en la vida, debe ser un valor de comportamiento.  Solo a través de la eficiencia se genera la productividad y el desarrollo personal y colectivo.

Desarrollo y Compromiso Social

Sólo es posible generar desarrollo, cuando se piensa en colectivo, cuando tenemos arraigado el principio de compromiso con la comunidad en todas  y cada una de las acciones de nuestra vida.

Igualdad

Para ser íntegros se necesita entender que todos los seres de la sociedad, tienen los mismos derechos por lo tanto, deben ser aceptados para que puedan ser objeto de desarrollo social, sin distingo de raza, sexo, religión, credo político y nivel económico.